Pide y se dará, cómo pedir con la oración científica.

«las oraciones son la energía más elevada de la que la mente es capaz»

Pide y se dará, cómo pedir con la oración científica. Muchos no han entendido de qué se trata la oración.

¿Qué es la oración? La oración es el movimiento del pensamiento dentro del que está orando a lo largo de una línea de meditación con un propósito definido.

A lo largo de la historia, muchas religiones le han dado importancia a la oración. Esta es una manera de ponerse en contacto con lo divino, mediante frases, palabras y sonidos. Los antiguos egipcios utilizaban los mantras que eran sonidos que repetidos les producían una sensación de conexión con lo divino.

También estos se han utilizado en muchas culturas en el cristianismo, se utiliza más la oración para la conexión con Dios, al igual que en diversas religiones. En lo personal te digo que si usas la oración científica no pienses que estás orando para que Dios te escuche, no para hacerlo cambiar de opinión ni lo vas a conmover con tus oraciones usando palabras bonitas y elocuentes.

Nada de esto, tú estás orando para cambiar tu actitud hacia una aceptación y receptividad de que todo lo bueno que deseas ya te ha sido dado. La forma correcta de usar la verdadera oración de fe es dar gracias anticipadas por algo que aún no vemos manifestado en nuestra vida en el mundo espiritual ya existe todo lo necesario que podamos requerir para vivir una existencia a plenitud.

Nuestra parte estudiar para poder traer a manifestación esas cosas que deseamos y cuando lo hacemos correctamente. Nada puede impedir que lo realicemos. La siguiente oración científica tiene como finalidad abrir los canales y medios para que fluya hacia ti la abundancia que te corresponde tener como un derecho divino. Para que esto ocurra tienes que hacer tu reclamo afirmando lo siguiente.

“Hoy, yo (menciona tu nombre completo). Acepto toda la abundancia que mi padre celestial tiene para mí. Yo abro y enfoco mi mente y pensamiento hacia mi naturaleza divina, todos mis bloqueos mentales son ahora transmutados para que fluya hacia mí la abundancia, abundancia y más abundancia. Yo gustosamente y con gratitud, acepto todo lo bueno que el universo tiene para mí. Ahora Dios es mi proveedor, él es todo lo bueno que hay y existe. Todo proviene de la fuente inagotable que es él.

Gracias, padre por la abundancia que ya nos has dado para todos, disfrutarla y vivir con alegría.”

¿Cómo son tus deseos? Conscientemente, yo creo y acepto todo esto con gratitud, sabiendo que así es.

Existe una frase muy poderosa, dicha conciencia de ella, que es yo soy, esta frase repitiéndola seguida por un adjetivo, tiene mucho poder.

Un ejercicio aparte y bueno para la respiración sería éste, aunque podéis agregar los adjetivos que os parezcan convenientes después de cada yo soy.

Nos sentamos en un lugar cómodo, nos relajaremos de inspiraremos muy lentamente. Cuando tengamos los pulmones llenos de aire retendremos este y repetiremos, yo soy riqueza, yo soy abundancia, yo soy salud, yo soy de alegría.

Soltaremos lentamente el aire con los labios en la misma posición que si soplas hemos una vela hasta que nuestros pulmones estén totalmente vacíos y sin tomar aire, repetiremos otra vez. Yo soy riqueza, yo soy abundancia, yo soy salud, yo soy de alegría. Repetiremos este proceso dos veces más y, después, respirando.

¿Normal, nos quedaremos visualizando nuestros objetivos?

Poder entender la ley de vibración, tomaremos como base la ley de atracción. La ley de vibración podría no ser tan conocida como la ley de atracción, sin embargo, la ley de vibración es la base de la ley de la atracción.

Para comprender esto, es importante saber que todo es energía, la ciencia a través de la física cuántica nos muestra que todo en el universo es energía. Cuando bajamos a un nivel sub-atómico, no encontramos la materia, sino pura energía.

Algunos hablan de un campo unificado o matriz, otros hablan de potencialidad pura, todo es energía. Todo vibra. Esta ley universal dice que todo en el universo se mueve y vibra. Todo está vibrando a una velocidad u otra, nada descansa todo lo que ves a tu alrededor está vibrando en una frecuencia u otra y tú también.

Sin embargo, tu frecuencia es diferente a la de otras cosas en el universo. Por lo tanto, pareciera que estás separado de lo que ves a tu alrededor, como las personas. Animales, plantas, árboles, etcétera. Pero no está separado.

En realidad, estamos todos en un océano de energía, todos estamos conectados en algún nivel, un nivel que el profesor llama del campo unificado. Se afirma que para conseguir lo que queremos tenemos que vibrar de manera sincronizada con ello.

¿Cómo funciona esta vibración?

Simplemente se basa en el pensamiento positivo respecto a lo que se quiere. Si no eres optimista frente a lo que haces por lograr tus sueños, no valdrá la pena. Ninguno de tus esfuerzos en ello, porque no estarás vibrando correctamente.

Cuando estás en un estado de ánimo positivo, vibras hacia lo que deseas lograr, si tienes algún ligero negativismo, preocupación o no, estás seguro en lo que haces, esta duda o energía negativa puede inhibir el que logres tu objetivo. A menos que te detengas inmediatamente y te concentres en pensar positivo.

Digamos que estás buscando la manera de conseguir un millón de dólares. Visualizas que un cheque por esta cantidad viene a TI, pero algo en ti duda de que puedas conseguir esta meta con efectividad. ¿Qué pasará entonces? Nada, no lo conseguirás, porque simplemente no vivirás en sintonía con tu objetivo. No crees en tu poder para atraer este dinero a tus manos y tampoco te esfuerzas en imprimirle una actitud positiva a este asunto.

La premisa aquí es que, si no estás seguro de lo que quieres y adoptas pequeñas dudas al respecto, no conseguirás nada ya que la vibración de tu actitud y tus pensamientos no es compatible con la de aquello que deseas.

En realidad, te estás enfocando en lo que no quieres en lugar de lo que si deseas la ley de vibración parte de saber. Que todo en la vida se mueve o vibra, no hay nada que se encuentre inactivo, aunque sea por un segundo.

Todo en la vida está en un constante estado de movimiento, mira con un microscopio un átomo y podrás observar cómo los protones y los electrones se mueven en un círculo alrededor del neutrón. No importa lo que sea, es energía.

Y la energía está en constante movimiento.

Todo lo que vibra lo hace a una velocidad determinada, esto se conoce como frecuencia. Cuanto mayor sea la frecuencia, más potente será la fuerza.

¿El pensamiento se considera la forma de vibración más potente?

Por lo tanto, tiene la frecuencia más alta y por ser la mayor frecuencia se considera como una fuerza muy poderosa en el universo. Para entender la ley de la atracción y estar en más armonía con ella, debemos entender la ley de la vibración, el significado de vibración puede ser considerado como un movimiento hacia atrás y hacia adelante también puede significar oscilar, temblar o columpiarse. Una manera perfecta para racionalizar en este concepto es pensar en lo siguiente. Si miras tu mano derecha y tratas de mantenerla quieta, percibirás que no hay ningún movimiento.

Lo que no percibes es que debajo de tu piel los electrones, que están contenidos en los átomos que componen tu mano, se están moviendo a una velocidad aproximada de 186300 millas por segundo.

Aunque tu mano sigue pareciendo quieta, con unos minutos, lo que realmente está pasando es que va en un constante movimiento mucho más rápido de lo que tus ojos pueden percibir debido a las diminutas partículas de la materia. Solo podrías verlo si tuvieras un poderoso microscopio a tu disposición.

Prácticamente lo mismo pasa con la vibración de tu pensamiento, es algo que no puedes ver físicamente, pero que es tan real como la vibración debajo de la piel de tu mano. Aquellos que piensen de manera positiva están en un buen estado de vibración y es por esto por lo que logran atraer lo que desean en su vida, tanto materialmente como en cuestión de personas que aporten a su propio crecimiento.

Los pensamientos negativos, Por su parte, vibran en una energía negativa y atraen cosas negativas a la vida de quien los tiene en su mente. Los problemas, la angustia, el miedo, la rabia, el rencor y todo aquello que nos hace sentir mal, son clara muestra de emociones negativas que atraemos con pensamientos negativos.

Si deseas controlar los resultados que obtienes, debes controlar las vibraciones que emites hacia el universo. Esto significa que debes aprender a controlar tus pensamientos, ya que son ellos los que contienen las mayores vibraciones.

Si no consigues lo que quieres en tu vida es porque no has sido consciente de esto y has dejado de prestarle atención. A lo que estás pensando constantemente. En la electrónica conocemos sobre los campos electromagnéticos. Si hay dos campos electromagnéticos que trabajen juntos, se dice que trabajan en consonancia o resonancia.

Cuando esto ocurre, la tasa de vibración puede ser fácilmente transferida desde 1 de los factores al otro por medio de Electrones. Una manera de describir esto es a través de un ejemplo.

Supongamos que tienes un vaso sobre la mesa.

De un momento a otro aparece una persona cantando acerca de TI por un momento, ella llega a dar cierta nota alta con su voz, que termina rompiendo el cristal. Esto se produjo porque las dos frecuencias, la vibración del cristal del que estaba formado el vaso y la voz de la persona al emitir cierta nota durante determinado tiempo entraron en resonancia.

La frecuencia de la voz de la dama era igual a la frecuencia del campo magnético que rodeaba el vidrio desde mi punto. Lo mismo sucede con tus pensamientos cuando piensas en algo y vibras en sintonía con ese pensamiento, estarás creando una frecuencia. Esa frecuencia va hacia el universo y llega hasta tu objetivo, que también vibran en la misma frecuencia.

Cuando esto sucede, las dos estarán sincronizadas, las ondas electromagnéticas de tu cerebro crearán siempre.

A partir, de tus pensamientos se crea una vibración con el nivel exacto de energía del objeto y objetivo que pides al universo al concentrarse en esto se aumenta el nivel de energía de tus pensamientos y por lo tanto se volverán más potente.

Recuerda que cuando practicas la ley de atracción debes tener en cuenta la ley de la vibración, la dos siempre irán de la mano.

Nuestro sitio web utiliza cookies para que puedas tener la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está sdando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, toque el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies