Quiero cambiar mi vida

Quiero cambiar mi vida, fue mi sollozo al ver cómo todo se hundía delante de mí. Sueños y expectativas eran echadas por tierra de la manera más vil que ninguna vez había vivido.

Mi experiencia como madre, mujer y esposa en los años 2014 – 2015, no me dejaron nada bueno. El verdadero sabor de la amargura, el dolor, la desesperanza, desengaño y el descubrimiento de un tipo de crueldad que no había visto de ningún modo.

Momentos muy dolorosos y días llenos de completa incertidumbre por lo que podía pasar con mi futuro. La idea de renunciar a mi hija en manos de personas con alma horrible no me dejaba dormir.

Yo nunca supe lo que eran problemas de personalidad o situaciones de riesgo ante lo que ahora conozco como psicópatas narcisistas integrados.

El horror era encontrarme prácticamente aislada, sola y con pocos recursos que podían servirme de ayuda. Finalmente, mi situación quedó clara, los psicópatas descubiertos y la justicia hizo estragos al principio, pero luego, salió la verdad.

El día que decidí cambiar mi vida para siempre no se me olvida, me quedé mirando la única moneda que tenía en mis manos después de haberlo perdido todo. No tenía derecho a trabajar, mi situación no me lo permitía, no tenía dinero y además me había convertido en dependiente de una persona que le encanta burlarse del sistema de justicia.

Llegó el momento determinante para mí, cambiar o hundirme. Y créeme, lo segundo jamás fue una opción para mí. Lloré desconsoladamente mirando esa moneda en mi mano y pensando: “y, ahora ¿qué le doy de comer a mi hija”. Entonces, llegó mi más profundo deseo: “quiero cambiar mi vida”.

Desde ese momento hasta ahora, han pasado cinco años. Cinco años en los cuales he vivido de todo, he asumido que cambiar y adaptarme era parte de mi aprendizaje. Pero lo más importante llegó cuando decidí cambiar mi vida, bajo el sabio consejo de una gran amiga. Ella fue mi aliento e impulso en el momento en el que más lo necesite.

Tome las riendas de mi vida cuando decidí aprender del fracaso.

Cuando tomé posesión de mi verdadero ser y empecé a conocerme interiormente para lograr la transformación que necesitaba.

Llegué a entender e interiorizar las tres claves de un cambio hacia una vida imparable, aplicarse en el ser, para luego hacer y así concluyentemente tener.

Las afirmaciones me dieron mucha paz y esperanza. La visualización me ayudó muchísimo en el enfoque de lo que quería en mi vida. Hice un mapa del tesoro que veía todos los días, al cual le había agregado mis necesidades básicas para el momento y aquello que anhelaba.

Dibujaba lo que esperaba del gobierno, en cada trazo que hacía me veía reflejada llena de felicidad al recibir los documentos. Cree una lista de agradecimientos y la repetía todos los días. Elaboré mi propio contador de cuarenta y cinco piedras para repetir los códigos sagrados. Pedía como nunca a mis ángeles y arcángeles por todo aquello que necesitaba y daba gracias.

Aprendí a tener una fe inquebrantable en mí, me hice fan de mirar hacia lo positivo y dejar lo negativo atrás, aunque lo viviera.

Tengo derecho a vivir mi vida de forma diferente. Aprendí a amar la prosperidad, abundancia, éxito y a mí misma. Cambié para mi bien, para fortalecerme y ahora sé cómo puedo ayudarte a ti a lograr cambiar tu vida. Aquí podrás leer parte de lo que escribí en aquel momento, un artículo que me daba fuerza y en el que quería darle ánimo a otros que estuvieron viviendo una situación que les superaba.

Te invito a quedarte para cambiar y tener la vida que sueñas.

Nuestro sitio web utiliza cookies para que puedas tener la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está sdando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, toque el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies